Arbitraje de Consumo

El Arbitraje de Consumo o Junta Arbitral de Consumo es un recurso del que disponen los consumidores y/o vendedores (proveedores de servicios, etc.). Apegarse a este tipo de sistemas garantiza una rápida resolución a cualquier inconveniente que pudiese presentarse por ambas partes. Dada su naturaleza, las gestiones de este tipo de casos pueden ser manejadas de particular a particular de forma mucho más sencilla y directa que por la vía judicial.

Nótese que la vía judicial será la única alternativa cuando la falta, cualquiera que esta sea, derive en lesiones. Para casi cualquier otro tipo de desacuerdo se puede recurrir al arbitraje (salvo delitos y crímenes que se persigan por oficio, es decir, que no requieran de una denuncia para ser llevados a juicio).

arbitraje de consumo

Utilizar Arbitraje de Consumo

Cerrajeros Hermanos Mateos ofrece el servicio de Arbitraje de Consumo a los clientes que lo requieran en caso de irregularidades. Este servicio ofrece al cliente las siguientes ventajas con respecto a la vía alternativa judicial:

1) La vía judicial suele ser mucho más tardada, principalmente dados los largos procesos y alta demanda de los mismos. Por ello y en casos de diferencias o bien inconformidades en ámbitos de consumo, suele ser mucho más viable manejarlo mediante conciliación y arbitraje.
2) Para el arbitraje, generalmente no es necesario invertir dinero para llevar el proceso. Se maneja regularmente de forma gratuita entre ambas partes, aunque sí se puede optar por contratar de forma externa peritos y expertos para que amparen o avalen ciertas cuestiones. Ellos cobrarán su cuota, misma que deberá ser cubierta por quien solicita el peritaje.
3) La sentencia se dicta de forma muy similar a los procesos judiciales. Se determina si el juicio es favorable a favor del demandante o del demandado y después se determina la pena y la sanción para la misma en caso de que aplique.
4) Se trata de una alternativa que ofrecemos en Cerrajeros Hermanos Mateos para asegurarnos de que los clientes estén satisfechos, protegidos y con herramientas para expresar inconformidades si es que las hubiese. Es una forma que tenemos para decir que el cliente siempre tiene la razón y que su satisfacción es nuestro compromiso.
5) Cabe destacar también que el arbitraje es un recurso al que se someten ambas partes de forma voluntaria, es decir, es una alternativa que se le propone al cliente, por lo que no debe ser visto como una imposición.

Arbitraje de Consumo
SUBIR